CUIDADO Y MANTENIMIENTO

CUIDADO Y MANTENIMIENTO.

 

Lo primero que debes saber es que la plata fina es normal que se oscurezca, es un proceso de oxidado que ocurre cuando la plata se expone al aire, al cloro, al azufre, a la humedad, al sudor, a los cosméticos y a muchos productos químicos.

 

Si tu pieza se oscurece, significa que es plata, de otra forma podría tratarse de otro metal o tener un recubrimiento de otro metal, hay que tener mucho cuidado con ello.

 

EN TTEN SOLO USAMOS METALES PRECIOSOS.

 

Se ha detectado que la joyería, y la bisutería en especial la que proviene de Asia suele emplear con frecuencia componentes tóxicos en sus aleaciones de metales. Hay que tener mucho cuidado porque existe el riesgo de sufrir reacciones alérgicas en la piel y absorciones cutáneas del metal liberado por efecto de la sudoración.  Algunos de estos materiales empleados son: níquel, zinc, cobalto, antimonio y cadmio, aunque se trata de pequeños valores hay que tener mucho cuidado con ello pues podrían superar los umbrales admisibles para la salud humana.

 

Para evitar este proceso de oxidado tanto como se pueda es recomendable que guardes tus piezas en un lugar seco.

Evita usar la joyería en los siguientes casos:

 

. Tareas domésticas.

. Cuando te pongas lociones, cremas, perfumes, cosméticos y artículos para el pelo, es mejor colocar la joyería después.

. Cuando haces ejercicio en el gimnasio o practiques deportes de contacto.

. Cuando cocinas.

 

En muchas ocasiones el ph de tu cuerpo y el aceite normal de tu piel ayuda a alentar el proceso de oxidado en la plata, por lo que, en algunas personas, la plata se conserva mejor usándola que guardándola. Pero eso depende mucho de tu ph.

 

 

¿CÓMO LIMPIAR PLATA FINA?

 

Existen productos en el mercado llamados cremas para limpiar plata, la mayoría de esos productos funcionan muy bien y vienen acompañados de un paño para pulido.

Aplica una pequeña cantidad de limpiador en un paño húmedo.

Frota suavemente la plata con el paño varias veces.

Enjuagar con abundante agua.

Seca muy bien la pieza y de brillo con un paño de pulido.

No limpies la plata con cepillos o artículos duros, la plata es muy suave y se raya fácilmente.

 

Si deseas puedes contactarnos para programar una limpieza profesional.

 

¿CÓMO LIMPIAR TUS PIEDRAS?

 

Coloca tu joya en agua caliente mezclada con un detergente suave y deja reposar por unos 5 o 10 minutos. Limpia tu joyería a fondo con un cepillo suave, funcionan muy bien los cepillos de dientes de cerdas suaves. Seca inmediatamente después de enjuagar con agua y guárdala en un lugar seco.

 

¿CÓMO CUIDAR UN ÓPALO?

 

Debido a sus propiedades suaves y delicadas, el ópalo requiere mucho cuidado y atención. Asegúrate de mantenerlo en un lugar seguro y que no tenga contacto con líquidos, químicos o jabones ya que es muy poroso y con alto contenido de agua en su interior.

Usa tu ópalo cuando sea un día agradable, ya que es sensible a las temperaturas extremas y los cambios climáticos. No lo uses ni en climas muy calurosos, ni en climas muy fríos. Trátalo con suavidad al moverte o colocarlo ya que se rompen con mucha facilidad. Que jamás se caiga ni sufra golpes.

 

¿CÓMO CUIDAR UNA PERLA?

 

Las perlas son vulnerables a los productos químicos duros como cremas para el pelo, perfumes y cosméticos, por lo que es mejor ponerlas unos minutos después de colocarte alguno de esos productos. Evita ir a piscinas y el contacto al agua con cloro, lejía o detergentes fuertes. Si requieren limpieza, utiliza únicamente un paño suave húmedo.

 

¿CÓMO CUIDAR EL AMBAR?

 

Debido a su estructura el ámbar puede absorber agua, por lo tanto, si lo limpias con agua trata de no pasar de diez minutos.

El ámbar se daña con los químicos como cremas para el pelo, perfumes y cosméticos, por lo que es mejor ponerlas unos minutos después de colocarte alguno de esos productos. Evita ir a piscinas y el contacto al agua con cloro, lejía o detergentes fuertes.

Puedes limpiar tu ámbar con un poco de aceite de oliva o de almendras, solo aplica una pequeña cantidad en tus manos y frota el aceite sobre el ámbar, límpialo inmediatamente con un paño suave y seco.

Trátalo con suavidad al moverte y colocarlo ya que se rompe con mucha facilidad. Que jamás se caiga ni sufra golpes.

El ámbar es inflamable, aléjalo de fuentes de calor y fuego. Recuerda que es resina fosilizada, por lo que con la fricción adquiere propiedades eléctricas.